Sin categoría

Cómo elegir buenas sillas de comedor en 6 pasos

Desde desayunos perezosos hasta grandes cenas y noches de juegos, la vida ocurre en el comedor en más de un sentido. Aquí te mostramos cómo elegir sillas de comedor para crear ese lugar de reunión perfecto.

Durante mucho tiempo, las sillas han sido uña y mugre con las mesas, haciendo que los juegos de comedor no solo sean predecibles sino también caros. Pero las casas de hoy de concepto abierto y las tendencias mix-it-up han roto esa costumbre, lo que ha llevado a los compradores a sentirse nerviosos y excitados al mismo tiempo. ¿Puedes combinar una silla elegante y de diseño geométrico con esa adorable mesa de granja rústica? ¿Puedes arriesgarte a cojines de plush con mascotas en casa? ¿Esa silla de respaldo bajo que estás viendo será lo suficientemente cómoda? Las opciones son muchas pero las reglas son simples.

1. Comodidad en dimensiones

Es sorprendente cómo el color viene primero, mientras que la comodidad es lo último en lo que se piensa al comprar sillas de comedor. La apariencia puede ser engañosa, así que pregúntate: ¿puedes sentarte cómodamente en esta silla durante las próximas dos horas sin levantarse?

  • Busca el ancho de la silla de comedor en su punto más ancho, ya sea el respaldo o el asiento.
  • Una silla de comedor sin brazos ofrece una comodidad óptima cuando tiene al menos 50 cm. de ancho y 60 cm. de profundidad.
  • Evita cualquier cosa menor a 40 cm x 50 cm.
  • Los brazos de la silla requieren 15 cm. adicionales, así que descártalos en espacios limitados

Si vives con pacientes con problemas de rodillas, niños pequeños, mujeres embarazadas o personas mayores, tener al menos un sillón en la mesa del comedor puede ser una bendición, ya que brindan apoyo y protección al entrar y salir.

Al ser un espacio ocupado, el comedor necesita un área de movimiento despejada. Elige sillas que puedan deslizarse fácilmente debajo de la mesa del comedor. Un mínimo de 30 cm. entre la mesa y el asiento de la silla de comedor asegura una posición relajada mientras proporciona suficiente espacio para las piernas.

Toma nota de los asientos tapizados que se comprimen al sentarse. Los respaldos inclinados, preferiblemente aquellos que siguen la curva natural de tu espalda, y las sillas acolchadas o tapizadas también son excelentes opciones.

Silla Tennyson-9017

2. Combinando estilo con estilo de vida

¿Sueles organizar grandes banquetes en casa? ¿O te gustan las comidas informales y relajadas? Tu estilo de vida puede reflejarse fácilmente en las sillas de comedor que elijas.

Las sillas con respaldo alto establecen el tono para ambientes formales, mientras que las sillas con respaldo bajo crean fácilmente un ambiente informal. Además, las sillas con respaldo abierto o delicadamente diseñadas permiten líneas de visión más largas, lo que hace que un pequeño comedor se vea espacioso. Del mismo modo, las sillas voluminosas bien definidas funcionan bien en espacios grandes. Esta regla general se aplica a todos los estilos, ya sea tradicional, contemporánea, minimalista o cualquier otra cosa.

También puede tomar una solución intermedia y optar por sillas con acabados extravagantes y sillas laterales simples. Esto es liviano para el bolsillo y crea una configuración de comedor semi formal que no consume espacio visual o real.

3. ¡Mezcla todo!

Las sillas de comedor que complementan las mesas de comedor en lugar de juegos ya armados son el sabor de la temporada. Suena desafiante, pero el truco es encontrar un elemento común (color, forma, estilo, altura, estilo de soporte o material) que una las sillas o las haga compatibles con la mesa del comedor.

Por ejemplo, las sillas geométricas que no coinciden se pueden juntar cuando se pintan del mismo color o se tapizan con la misma tela. Si eres amante de cualquier material y color en particular, digamos metal pintado de blanco, invierte en un grupo de sillas que vengan con diferentes diseños de respaldo. Incluso puedes viajar a través de diferentes períodos de muebles con facilidad. Las mesas antiguas pueden combinarse generosamente con muebles modernos de mediados de siglo si tienen patas de estilo similar.

4. Fáciles de mover

Siempre es preferible tener sillas de comedor que puedas mover fácilmente por la casa. Esto es especialmente importante si cumplen una doble función. Se podrían usar para asientos adicionales en la sala de estar al recibir invitados. También pueden ser útiles cuando se usan para home office.

Las sillas con respaldos abiertos pueden ayudar a eliminar el desorden visual al tiempo que brindan apoyo. Las sillas con respaldo de listones o de plástico moldeado proporcionan un agarre fácil al entrar y salir del comedor y también son una opción fácil de usar para niños y mascotas. Las sillas sólidas con respaldo o las pesadas son relativamente difíciles de maniobrar.

Sin embargo, es importante recordar no elegir sillas que se incrusten en la espalda de las personas. Puede optar por sillas que estén parcialmente tapizadas en la mitad superior.

5. Compra estructuras estables

Independientemente del material del que estén hechas, las sillas deben pararse firmemente sobre sus patas y no tambalearse bajo tensión. Esto es especialmente importante si estás eligiendo piezas antiguas.

Las sillas de comedor de madera son un favorito de todos y ofrecen la misma durabilidad que las de metal. Es probable que las sillas hechas por diseñadores expertos usando carpintería tradicional duren más. Las piezas pegadas, astilladas y enganchadas son definitivamente un no. Aplique el mismo principio incluso si está optando por un banco de madera para sentarse en lugar de sillas individuales.

6. Escoge de fácil mantenimiento

El material de su silla de comedor puede ayudarlo a evocar el estado de ánimo que desee. El metal puede agregar brillo y ligereza. El mimbre puede representar un aura tropical. La madera emite una sensación cálida y orgánica. Pero cada uno viene con su propio conjunto de requisitos de mantenimiento.

Si tienes mascotas o niños, tus sillas de comedor se enfrentarán a mucho desgaste. Las sillas sin tapizar o aquellas con tela mínima son ideales en estos casos, ya que son fáciles de limpiar.

El cuero aglomerado o acolchado y las mezclas de algodón son fáciles de limpiar y se ven bien también. Las manchas de comida, baba o cosas incluso peores se pueden limpiar con facilidad. Pero si realmente deseas tener algo en materiales delicados como el plush, la felpa o el terciopelo, compra fundas que se puedan limpiar y quitar fácilmente cuando sea necesario. Un tono medio a oscuro también es ideal para ocultar las manchas.

Dado que la madera es el material más codiciado para las sillas de comedor, es importante recordar que, aunque es fácil de limpiar, la madera cambia de color con el tiempo. Además, los derrames deben eliminarse rápidamente ya que dejan manchas de agua. Lo mismo ocurre con las texturas de vidrio, ya que pueden verse feas con manchas de huellas digitales. Y si estás buscando metal, asegúrate de que sea resistente a la oxidación y que se pueda limpiar fácilmente con un paño húmedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *